Noticias relacionadas: Más Información

Las dudas con la presencia de Rafael Nadal en el Trofeo Conde de Godó ya se han disipado. El pasado miércoles llegó a las instalaciones del Real Club de Tenis de Barcelona (RCTB) con la intención de probarse y, tras cuatro días en los que ha ido acumulando la carga de entramiento y aumentando el nivel de sus rivales, su participación ha sido confirmada tras la celebración del sorteo de enfrentamiento, donde ha sido la mano inocente. Bajo el sol primaveral en la parte alta de la Ciudad Condal y los teléfonos móviles del público alzándose, se presentó que su primer rival será el italiano Flavio Cobolli, el número 63 del mundo, el próximo martes 16, aún a esperas de confirmación oficial.

“Estoy contento de estar aquí. Barcelona me ha dado muchas alegrías, he pasado muchas épocas de mi vida y este es mi club. Pasar días aquí, ver a la gente, poder entrenar con los jugadores es una alegría”, confesó Nadal tras el sorteo, donde compartió mesa con el director deportivo del torneo, David Ferrer, y el actor Peter Vives, la otra mano inocente. En la próxima ronda, en caso de superar a Cobolli, podría verse las caras con Álex de Miñaur (11º del mundo) y contra Carlos Alcaraz no sería hasta una hipotética semifinal.

“Ojalá Nadal y Alcaraz se encuentren en la semifinal. Rafa está compitiendo a un gran nivel y Carlos está recuperado completamente. Quiero soñar con esta semifinal”, aseguró David Ferrer, el director deportivo del torneo. El tenista murciano, que jugará el próximo miércoles contra el vencedor de partido entre Van Assche o Zhang, defenderá título por segundo año consecutivo a pesar de las molestias que le impidieron jugar el torneo en Montecarlo. “Será un Godó especial porque tenemos a Rafa con nosotros después de unos años en los que no ha podido competir y estoy feliz de volverlo a verlo aquí, en su casa”, añadió Ferrer.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.


Noticias relacionadas: Más Información