en búsqueda de apoyo, una ministra de Pedro Sánchez se reúne con Carles Puigdemont en Bélgica

La búsqueda desesperada de apoyos para lograr formar gobierno genera polémica en España: con la mirada puesta en la posibilidad de que Pedro Sánchez pueda volver a ser presidente, Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, se reunió este lunes en Bruselas para buscar el “sí” del ex presidente catalán Carles Puigdemont, quien hace casi seis años se fugó de España para no ir preso por haber declarado unilateralmente la independencia de Cataluña en 2017.

Es la primera vez que un miembro del gobierno se reúne con el ex presidente autonómico que en España es considerado un prófugo de la Justicia.

Autoexiliado en Bélgica desde 2017, Puigdemont es hoy diputado del Parlamento Europeo y líder de Junts Per Catalunya, una fuerza radical en el independentismo que persigue para los catalanes y liberal en su aspecto económico.

En las elecciones generales del 23 de julio, Junts obtuvo el 1,6 por ciento de los votos que, traducidos en bancas parlamentarias, equivalen a 7 diputados. Serían decisivos para que el PSOE de Pedro Sánchez logre la mayoría necesaria para ser investido una vez más presidente del gobierno por el Congreso.

Pedro Sánchez se desmarca

Aunque el actual gobierno de coalición PSOE-Podemos está sólo en funciones hasta que se logre formar uno nuevo, desde el Palacio de la Moncloa intentaron desmarcarse este lunes del encuentro entre Yolanda Díaz y Puigdemont, a quien la Eurocámara le revocó la inmunidad parlamentaria y podría ser reclamado por la Justicia española para responder por haber intentado separar a Cataluña del resto de España.

Polémica cita en Bruselas. Foto: EFE Polémica cita en Bruselas. Foto: EFE

Y aseguran que la ministra asistió al encuentro con el ex presidente catalán como líder de Sumar, la fuerza política con la que Yolanda Díaz debutó en las elecciones de julio y en las que salió cuarta con el 12,3 por ciento de los votos.

Sumar es el principal aliado del PSOE, que obtuvo el segundo puesto, detrás del Partido Popular, con el 31,7 por ciento de sufragios, y es el mejor interlocutor para “ablandar” a Junts.

Sánchez necesitaría un apoyo o una abstención del partido de Puigdemont para que le den las cuentas: obtener la mitad más uno de los 350 diputados que integran el Parlamento español o, en segunda instancia, recabar más “sí” que “no” a su investidura.

El intento del PP

De todos modos, la posibilidades de un debate que culmine con su nombramiento como jefe del nuevo gobierno tendrá que esperar el resultado del primer intento que hará el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo.

Su partido fue el más votado: consiguió el 33,1 por ciento de las urnas y eso le permitió sentar 137 diputados en el Parlamento.

Por eso, el rey Felipe VI, como jefe del Estado, le encomendó que intentara formar gobierno.

Núñez Feijóo lo hará en un debate que se celebrará el 26 de septiembre y se votará al día siguiente. Pero, por ahora, el candidato del PP no cuenta con los 176 apoyos indispensables que ser investido.

Las condiciones de Junts

Desde que el resultado electoral confirmó el rol indispensable que tendrán los partidos independentistas y vascos para que Sánchez logre su reelección, Junts asegura que ellos negociarán a cambio de la amnistía para Puigdemont y para los nacionalistas catalanes con procesos judiciales por motivos del referéndum de autodeterminación ilegal del 1 de octubre de 2017 y la posterior declaración unilateral de independencia de Cataluña.

La reunión entre Yolanda Díaz y Carles Puigdemont duró casi tres horas.

Miembros del Parlamento europeo, entre ellos Puigdemont, este lunes en Bruselas. Foto:EFEMiembros del Parlamento europeo, entre ellos Puigdemont, este lunes en Bruselas. Foto:EFE

Díaz estuvo acompañada por el ex diputado Jaume Asens, el elegido para llevar adelante la negociación con Carles Puigdemont y su partido.

El ex presidente catalán asistió al encuentro junto a Toni Comín, un ex consejero de su gobierno que huyó con él a Bélgica en 2017.

“La reunión ha sido fructífera y permite establecer una relación normalizada y estable entre ambas formaciones políticas”, dice el comunicado de ambos partidos.

Según trascendió, Díaz y Puigdemont acordaron “explorar todas las soluciones democráticas para Cataluña”.

Críticas

Esto es indigno”, expresó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

“Hoy el gobierno se reúne con un prófugo de la Justicia en Bruselas. Han ido a negociar una amnistía contraria a la Constitución”, expresó el candidato del PP a la presidencia de España, Núñez Feijóo.

“Puigdemont está exigiendo reconocimiento político y eso pasa por una foto con un miembro del gobierno español que vaya allí a dejar claro que Puigdemont ya no es un fugado que hay que llevar a la cárcel sino que es un interlocutor político”, opinó este lunes Pablo Iglesias, ex vicepresidente de Pedro Sánchez y ex líder de Podemos.

“Creo que el PSOE no quiere una foto de ninguno de los miembros de su partido con Carles Puigdemont y entiende que este trabajo lo puede hacer mucho mejor Yolanda Díaz, que es una foto gubernamental pero que no mancha al presidente del gobierno ni al PSOE”, dijo Iglesias.

“Yo creo que Puigdemont exigirá la foto con el presidente del gobierno”, aseguró.

Y mientras su ministra de Trabajo y el líder catalán conversaban a puertas cerradas en Bruselas, Pedro Sánchez habló en un acto en Madrid.

“Es el momento de la política, de pasar página, de aprender de esos errores y de mirar hacía un futuro de convivencia”, dijo Sánchez.

Y agregó: “El nuestro es un proyecto que respalda sin fisuras la Constitución democrática”.