Por la cantidad de tiroteos, una gobernadora de Estados Unidos suspendió temporalmente el derecho a la portación de armas

Una gobernadora de Estados Unidos suspendió por 30 días el derecho a portar armas de fuego. Se trata de Michelle Luján Grisham, quien instauró la sorpresiva medida en Albuquerque y el condado de Bernalillo, como respuesta al aumento registrados de tiroteos mortales.

Según informó la prensa local, el decreto entró en vigencia el viernes pasado y se da como una medida de emergencia luego de los incidentes que involucraron a tres menores de edad: una niña de 13 años en julio, otra de cinco años en agosto y un tercer niño de 11 años este mes, en Albuquerque.

De hecho, este suceso hizo que la gobernadora definiera el jueves como una «epidemia de violencia armada» la situación que se vive en Bernalillo, donde se ha registrado una media de más de 1.000 delitos violentos por cada 100.000 habitantes.

Aquellos que no acaten esta orden ejecutiva, para la que también se reservarán 750.000 dólares en concepto de fondos de emergencia para proteger la salud pública, podrían enfrentarse a multas por valor de hasta 5.000 dólares.

La suspensión se aplica a la mayoría de los lugares públicos, incluidas las calles de la ciudad y los parques recreativos urbanos, en un área donde históricamente se permitió el uso de armas de fuego.

En cambio, sí permitirá que aquellas personas con permiso para la portación oculta de armas de fuego puedan transportarlas hasta campos de tiro o tiendas especializadas, siempre que las mismas cuenten con seguros u otros mecanismos de seguridad que imposibiliten una descarga inesperada.

Una tienda de armas en Estados Unidos. Foto ReutersUna tienda de armas en Estados Unidos. Foto Reuters

La administración de Joe Biden busca soluciones para todo el territorio

A fines de agosto, el gobierno de Estados Unidos anunció una nueva propuesta que aumenta las regulaciones para la venta de armas a civiles a fin de eliminar el «agujero legal de la exhibición de armas».

Eso ocurrió a pocos días de otra matanza motivada por odio racial en la que murieron tres afrodescendientes en el estado de Florida y reavivó un fuerte debate sobre el tema.

El fiscal general Merrick Garland dijo entonces que la decisión era el resultado de la ley bipartidista aprobada por el Congreso el año pasado.

Joe Biden, en el G20, en India. Foto EFEJoe Biden, en el G20, en India. Foto EFE

«La Ley de Comunidades Bipartidistas Más Seguras fue aprobada por el Congreso para reducir la violencia con armas de fuego, incluso ampliando las verificaciones de antecedentes que mantienen las armas fuera de las manos de los delincuentes«, precisó.

El funcionario consideró que «esta regla propuesta implementa el mandato del Congreso de ampliar la definición de quién debe obtener una licencia y realizar una verificación de antecedentes antes de vender armas de fuego».

Desde la Casa Rosada, comandada por Joe Biden, aseguraron que se trata de un nuevo lenguaje de una ley aprobada el año pasado por el Congreso después de la masacre de la escuela primaria Robb, de Uvalde, el 24 de mayo de 2022, donde un joven de 18 mató a disparos a 21 personas e hirió a 17.