Valeri Zaluzhni dejará de ser el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas Ucranias. Así lo han decidido el general y el presidente, Volodímir Zelenski, en una reunión que han mantenido este jueves. Ambos han hecho públicos sendos comunicados en los que coinciden en que la nueva fase de la guerra, con un impulso de la iniciativa rusa y con Ucrania inferior en todos los aspectos militares, requiere de nuevos liderazgos. Zelenski y Zaluzhni han querido subrayar la unidad del poder político y militar, pese a que la relación entre ambos fue enquistándose hasta llegar a ser un enfrentamiento público. El mandatario ha anunciado poco después que el jefe del Ejército de Tierra, Oleksandr Sirski, será el sucesor de Zaluzhni como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

“Agradecí al general Valeri Zaluzhni por los dos años [de invasión] defendiendo a Ucrania. Hemos debatido la renovación que requieren las Fuerzas Armadas. También hemos debatido sobre quién podría ser parte del liderazgo renovado en las Fuerzas Armadas. El tiempo para esta renovación es ahora”, escribió el presidente en sus redes sociales. Zelenski añadió que había propuesto a Zaluzhni continuar en la cúpula militar. El general emitió, por su parte, un comunicado en el que pedía unidad: “En los primeros y más difíciles días de la guerra, nos enfrentamos a un vil y poderoso enemigo. Resistimos juntos. Los retos de 2022 son diferentes a los de 2024. Por eso todos debemos cambiar y adaptarnos a la nueva realidad. Para ganar juntos”.

Las dos últimas semanas de mensajes por parte de la presidencia ucrania sobre el posible cambio en el liderazgo del ejército provocaron una tormenta política y el malestar en la sociedad. Zaluzhni es considerado un héroe, la única personalidad que rivaliza en popularidad con Zelenski. El mandatario afrontaba una fractura en el país en el peor momento, cuando Rusia ha vuelto a tomar la iniciativa en el frente de guerra, y cuando el suministro armamentístico de sus aliados occidentales va a menos.

Zelenski y Zaluzhni han mantenido diferencias importantes desde el propio inicio de la invasión rusa, en febrero de 2022. El presidente relativizó hasta el último momento la amenaza de guerra y exigió a Zaluzhni que no tomara medidas contundentes para frenar la inminente ofensiva rusa. Desde entonces, ambos han chocado en decisiones militares, desde la toma de decisiones unilaterales de Zelenski sin consultar a su máximo general, a los mensajes cada vez más duros de Zaluzhni sobre la imposibilidad de recuperar el territorio perdido sin mayor apoyo armamentístico occidental y sin una nueva fase de reclutamiento masivo.

Zelenski desacreditó en público el pasado noviembre a Zaluzhni, reclamándole que era necesario aportar optimismo y negando que el frente estuviera estancado, algo que hace meses que advertía el comandante en jefe, y que ha demostrado ser cierto. No solo eso, altos cargos de la presidencia acusaron públicamente a Zaluzhni de emitir mensajes que favorecían al enemigo y desmoralizaban a la población.

La reunión que han mantenido este jueves ha intentado sobre todo evitar una ruptura. “La conversación ha sido importante y seria. Se ha tomado la decisión de cambiar la aproximación y la estrategia. Estoy agradecido a toda la gente cercana. Al equipo del Estado Mayor, al Ministerio de Defensa, al presidente de Ucrania”, ha escrito Zaluzhni.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_