Pascale Ferrier, de 56 años, se declaró culpable de haberle enviado al expresidente una carta con ricina, una sustancia letal para los humanos.

Una mujer fue sentenciada este jueves a casi 22 años de prisión en Estados Unidos por haberle enviado en 2020 al entonces presidente Donald Trump una carta que contenía ricina, una sustancia letal para los humanos.

El paquete no llegó al destino, ya que todos los correos y envíos pasan por una extensa revisión en una instalación externa antes de ingresar a la Casa Blanca.

Pascale Ferrier, de 56 años, se declaró culpable en enero pasado por «violaciones de las normas sobre armas biológicas», tanto por posesión como uso. La pena impuesta corresponde a los 262 meses de cárcel previstos en un acuerdo con la Fiscalía.

La justicia local también ordenará su deportación al final de su sentencia, según informó el Departamento de Justicia en un comunicado oficial.

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump (Foto: AP/Alex Brandon)


El expresidente de Estados Unidos Donald Trump (Foto: AP/Alex Brandon)

Por su parte, Ferrier admitió que hizo ricina, una proteína vegetal extremadamente tóxica que al ingresar al organismo puede causar la muerte por envenenamiento, en su casa en Quebec, Canadá, en septiembre de 2020.

Ese mismo mes envió una carta que contenía el producto desde Canadá a la Casa Blanca, ocupada entonces por Trump. También envió otras cartas con la sustancia tóxica a ocho funcionarios judiciales en el estado de Texas.

Su carta a Trump contenía «lenguaje amenazante» y le pedía que se retirara de las elecciones que se aproximaban entonces, según el Departamento de Justicia.

En el momento de enviar la carta, Ferrier también había publicado en Twitter que alguien debería «dispararle a Trump en la cara».

Después de mandar las cartas, Ferrier intentó ingresar en auto a Estados Unidos a través de un cruce oficial en Buffalo, Nueva York, el 20 de septiembre de 2020. Fue arrestada allí en posesión de un arma cargada y numerosas municiones.

La ricina proviene de las semillas de ricino, que se cultivan desde hace siglos en muchas partes del mundo. En pequeñas dosis es letal en caso de ingestión, inyección o inhalación. Entre los síntomas genera dificultad para respirar, vómitos, náusea y diarrea. No existe un antídoto y lleva a la muerte entre 36 y 72 horas.

Con información de Télam. 

Mirá también